miércoles, 2 de febrero de 2011

Dos debates de interés en EE.UU

Dos temas de interés para este blog, el valor del proceso de reinserción en la revisión de la pena y la condena de un joven, quizá a presidio perpetuo, están  en este momento en debate en el sistema de justicia estadounidense.

Pepper v. United Status
El primero de los casos es Pepper v. United Status (09-6822).

En este caso se debate si un juez de distrito federal puede considerar la rehabilitación del acusado, ocurrida con posterioridad a la sentencia, como un factor de apoyo admisible en disminución de la pena establecida previamente. Asimismo, se debate si un nuevo juez asignado a resentenciar a un condenado, debe, según la “doctrina de la ley del caso”, atenerse- o puede revisar- las conclusiones del fallo (“sentencing findings”) no discutidas por la Corte de Apelaciones.
El marco normativo de este debate está dado, además d elos abundantes precedentes enunciados por el requierente, por 18 U.S.C. § 3553 (el “artículo 18 del Código de los Estados Unidos” es una traducción literal aunque algo imprecisa), que puede revisarse en este sitio, que regula la imposición de una sentencia.

El 6 de diciembre pasado se realizaron los alegatos ante la Corte Suprema (pueden escucharse acá y leerse aquí) y, estimo, a principios de marzo, debería salir el fallo.
Pepper, de 31 años, fue arrestado el 2003 por posesión y venta de metanfetamina.

Mayores detalles del caso pueden revisarse en el sitio del SCOTUS Blog, o en el sitio de la Escuela de Derecho de la Universidad de Cornell o en prensa.

El caso de Jordan Brown

El otro caso relevante se refiere a la discusión acerca de si Jordan Brown será enjuiciado como adulto o pasará a ser enjuiciado por un tribunal juvenil.
Brown tenía 11 años, en febrero del 2009, cuando, se le imputa, habría asesinado a la novia de su padre, que se encontraba embarazada.
Jordan tiene 1 años en la actualidad. En marzo del 2010, el juez del Condado de Lawrence, Dominick Motto, rechazó traspasar el caso al tribunal juvenil. La semana pasada, un panel de tres jueces del tribunal superior de Pittsbourgh escuchó los alegatos. Por el joven, alegó la prestigiosa experta en justicia juvenil, Lourdes Rosado (que fue mencionada en este blog por ser autora de un completo manual de formación para litigantes en justicia juvenil) En caso de ser juzgado como adulto, la pena máxima que puede enfrentar es el presidio perpetuo sin posibilidad de libertad.

Estados Unidos permite aún la pena de presidio perpetuo sin posibilidad de libertad. Como anotamos en este blog, recientemente en mayo del 2010, la Corte Suprema de los EE.UU. estableció que para delitos que no fueran homicidio, no era legítimo imponer esta pena.
Pero todavía quedan, según informa el Guardian, 2.400 prisioneros que encaran penas de presidio permanente por homicidios cometidos cuando eran menores de edad.
Pennsylvania, donde los menores de edad infractores de ley penal son automáticamente tratados como adultos, a menos que un juez resuelva lo contrario, lidera este sombrío ranking con 450 condenados.
Hay un sitio que busca apoyar a Jordan Brown, apoyo al que se han sumado prestigiosos centros de defensa de derechos humanos.

No hay comentarios.: